El alto ratio de habitantes por Farmacia requiere protagonismo

28 Mayo 2014 | Sin comentarios

En España tenemos una farmacia por cada 2.186 habitantes, uno de los ratios más altos de Europa y muy lejos de países como Dinamarca (17.000 habitantes por Farmacia) o Suecia (5.000). En total suman más de 21.500 farmacias que emplea a 45.700 farmacéuticos (el 86% de los colegiados en activo). Los datos representan un alto nivel de accesibilidad del servicio farmacéutico. Se cumpliría la regla informal de “una farmacia en cada esquina”, si bien hay grandes variaciones entre los núcleos urbanos de mayor concentración poblacional y otras áreas de baja densidad.

El estudio sobre “La distribución de la Farmacia en España” -elaborado por el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos- presenta el panorama de un país donde, de los más de 8.000 municipios, la tercera parte concentra sólo el 1% de la población, frente al 11% de los municipios más poblados que concentran el 73%. El 65% de los municipios (que reúnen al 99% de la población española) tiene al menos una farmacia. Hay 2.000 farmacias que están en poblaciones de menos de 1.000 habitantes.

En la provincia de Madrid hay 2.800 farmacias, seguido por Barcelona con 2.200 y Valencia 1.200. En Madrid capital, por ejemplo, hay una farmacia por cada 1.800 habitantes, mientras que en el resto de municipios la media es de 3.200 habitantes por farmacia. Nos encontramos ante un potente sistema capilar de retail farmacéutico que considero un modelo de modernidad. El gran trabajo que espera al colectivo farmacéutico, la industria… y a todos, es hacer ese sistema sostenible y más beneficioso aún para la sociedad.

Estos datos son una voz objetiva del papel que está llamado a adoptar la farmacia dentro de un sistema sanitario colapsado y caro. Los propios cambios demográficos y comportamentales (hábitos e intereses) de nuestra sociedad que copan la sanidad pública y privada, llevarán a las oficinas de farmacia a ocupar un lugar más relevante. La Oficina de Farmacia ha de emerger como lugar de referencia de los crecientes hábitos de bienestar, como guías del auto-cuidado, impulsores de una mayor y mejor monitorización y facilitadores de una mejor calidad de vida para pacientes polimedicados y crónicos (cuyo número aumenta incesantemente).

Las perspectivas urgen a la Farmacia a ampliar su cartera de servicios y un mayor acercamiento al usuario a través de herramientas digitales (apps). Un primer paso fundamental será definir el nuevo portfolio de servicios, tras un estudio de su público y la formación necesaria. Para lo cual deberá contar con el apoyo de los demás agentes de la industria hacia una Cadena de Valor de Salud con más información, más interacción y mejores herramientas -digitales- para ambas.

Otros post relacionados:

Comentarios

Aún no hay comentarios.